Saltar al contenido

¿Cómo Conseguir un Agua Sin Impurezas en la Cocina? Sistemas de Filtrado

¿Te has imaginado qué sería de la cocina sin agua potable? o ¿Qué sería de tu vida si no bebes agua limpia y pura cada día? El agua es sumamente necesario cada día en nuestro cuerpo y también en la cocina ¿Verdad?

Sin embargo, el agua que llega directamente en el caño del fregadero, puede contener sustancias y sedimentos como la cal, plomo o cloro, que a la larga resultan ser nocivos para tu salud y la de tu familia.

✅ ¿Por qué es importante utilizar agua purificada en tu cocina?

Antes de ver una solución efectiva a lo anterior, repasemos la importancia de tener un agua de calidad en tu cocina; y lo cierto es que el agua es necesario para todo: lavar una fruta, las verduras que acabas de comprar, preparar el té para tus amigas, para poner los cubitos de hielo en la heladera, etc.

Sin embargo, como bien ya lo sabes, los filtros externos del agua potable no eliminan por completo algunos complementos químicos y sustancias que llegan por el grifo del fregadero de la cocina, por lo que contar con soluciones para filtrar y purificar esos sedimentos, te ayuda en:

  • Lavar las frutas y verduras recién compradas.
  • Cocinar los alimentos y mantener un buen sabor.
  • Hacer cubos de hielo.
  • Preparar bebidas frías o calientes.
  • Lavarse las manos la cara.
  • Limpiar electrodomésticos, etc.
✨ lavar y cocinar alimentos con agua purificada

✨ ¿Cómo conseguir un agua sin impurezas en la cocina? Sistemas de filtrado

Una manera efectiva de conseguir eliminar de mejor manera los sedimentos químicos es ayudándose de los sistemas de filtrado y purificación de agua domésticos, que pueden ser de dos tipos:

➤ Filtros de carbón activo o purificadores

Te ayudan a eliminar los residuos de cloro que llegan por el grifo, y son muy solicitados debido a que son económicos y fáciles de mantener o limpiar; aunque, suelen ser más recomendados como sistema de filtración adicional.

Debes tener en cuenta el tiempo de validez y vencimiento de los filtros, ya que, al vencer, no solo dejan de ser ineficaces, sino que también pueden acumular demasiadas bacterias causando un efecto inverso al que se quiere conseguir.

Estos aparatos purificadores de agua pueden ser portátiles, fijos o preinstalados. En el caso de los primeros, tienen una vida útil limitada, y ayudan a filtrar el agua de sustancias como el cloro.

Por otro parte, los fijos, son aquellos que se acoplan al grifo del lavadero mediante una conexión y cuando se quiere usar el agua filtrada, en lugar del caño del mismo grifo, se deriva por el caño del filtro de agua.

Y, por último, gracias a la innovación, actualmente puedes conseguir grifos de cocina directamente con sistemas purificadores acoplados, y con 2 caños, una para cada tipo de agua.

➤ Equipos de Osmosis Inversa

Se trata de un sistema de purificación del agua más completo que el anterior, por lo que puede eliminar hasta partículas invisibles, metales pesados e incluso microorganismos e iones que llegan con el agua potable al grifo de tu cocina.

Se trata de un sistema que utiliza la fuerza de la presión mediante tres filtros de membranas semipermeables, donde desde el primero hasta el último, van filtrando sustancias o sedimentos cada vez más pequeños, e incluso virus o bacterias.

En la actualidad, los puedes comprar para acoplarlos al grifo convencional, o también comprar el grifo directamente con sistemas de osmosis inversa. En el caso de los primeros, algunas veces se recomienda utilizar un pre filtro de carbón, como los anteriores mencionados.

Son un poco más duraderos que los filtros de carbón, pero igual requiere de un mantenimiento, usualmente de entre tres a cinco años.

Conclusiones

Como puedes ver, hasta ahora has conocido dos soluciones efectivas para conseguir que el agua utilizada en tu cocina esté limpia y libre de sedimentos y sustancias químicas que pueden resultar nocivas para la salud de tu familia y la tuya.

Y, lo mejor es que puedes instalar uno de estos sistemas, incluso junto al grifo convencional del fregadero de tu cocina.

Configuración